martes, 14 de octubre de 2014

Qué es la resiliencia y cómo superar las adversidades


Un día, un campesino caminaba con su burro cuando, de repente, éste cayó a un pozo. El campesino intentó sacarlo del pozo, sin éxito. Tras varios intentos fracasados, pensó: "este burro está muy viejo, ya no me sirve". Así que, se fue a buscar ayuda y, entre varios campesinos, comenzaron a echar tierra al pozo donde se encontraba el animal. Éste, en lugar de dejar caer la tierra sobre sí, se la sacudía, lo que le permitía, poco a poco, ascender dentro del pozo. Así fue como el burro pudo salir del pozo trotando. 

La palabra resiliencia proviene de la física y se refiere a la capacidad de un material para recuperar su forma original después de haber sido sometido a altas presiones (como un muelle). Este término se ha aplicado a la psicología, haciendo referencia a la capacidad de los seres humanos para reponerse tras situaciones adversas.


Cuando experimentamos un hecho traumático o emocionalmente doloroso, normalmente atravesamos un proceso de duelo, donde aparecen sentimientos de tristeza, rabia o desesperación. Pero algunas personas adoptan lo que se ha llamado una actitud resiliente.

¿Qué quiere decir esto? Se refiere a aprender de la vivencia dolorosa y crecer emocionalmente a partir de ella. Esto es, adoptar una actitud positiva y comprensiva ante el suceso traumático. Por ejemplo, algunas personas que experimentan una enfermedad grave, cuentan que gracias a ello han aprendido a valorar las pequeñas cosas de la vida, a restar importancia a otras que no la tienen, a ser más optimistas ante el día a día... 

Por tanto, la actitud resiliente ayuda a superar las adversidades, extrayendo de ellas experiencias y aprendizajes positivos. Pero, ¿cómo puedo ser resiliente? 


Diferentes estudios han encontrado algunas características personales y del entorno que favorecen la resiliencia (Werner y Smith, 1992; Masten, Hubbard, Gest, Tellegen, Garmezy y Ramírez, 1999; Bonanno, 2004):
  •           La seguridad en uno mismo y en su capacidad de afrontamiento.
  •           El apoyo de personas cercanas (familia, amigos, pareja,….).
  •           Tener una motivación en la vida.
  •           Creer  que se puede aprender tanto de las experiencias positivas como negativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntanos lo que quieras!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...