viernes, 17 de febrero de 2017

Relaciones de pareja y envejecimiento



Esta semana, en la que ha estado muy presente el amor romántico a través de las distintas campañas y y celebraciones en torno al 14 de febrero, me gustaría hablaros de qué ocurre en las relaciones de pareja cuando pasamos de los 60 años: ¿crees que son diferentes a cualquier relación sentimental que se mantenga a otra edad?

Existen diferentes mitos en relación a las relaciones románticas:

Todos tenemos una media naranja.
Esta creencia irracional nos hace creer que dependemos de otra persona para ser felices. No estamos incompletos sin pareja, si no que podemos ser completamente felices aunque no la tengamos. 

Los polos opuestos se atraen.
Resulta imposible poder establecer generalidades sobre qué tipo de personas "encajan" o no como pareja. Es difícil considerar qué son polos opuestos, y más todavía establecer que se complementan a la hora de formar una pareja.

El amor es eterno.
Este es un mito cada vez menos extendido, pero todavía presente. Nos hace creer que debemos querer a una persona para toda la vida, incondicionalmente. 

Amor a primera vista- "chispas".
Esta idea hace referencia a la necesidad de sentir chispas o mariposas en el estómago ante el primer encuentro con la otra persona de la pareja, para poder considerarlo un amor verdadero. Esta es una idea disfuncional que nos puede hacer creer que si no experimentamos esta sensación, no podemos tener una relación con esa persona que nos atrae.

El amor se mantiene inalterable a lo largo del tiempo.
Creer que el amor es un continuo que nos cambia con el paso de los años es un error. El amor evoluciona y cambia, como también lo hacemos las personas. Toda pareja sufre una evolución con el tiempo.


¿Qué ocurre cuando nos hacemos mayores?

Uno de los falsos mitos de los que os hablaba en relación a las parejas es creer que el amor permanece inalterable a lo largo de los años. Y con amor no me refiero simplemente al sentimiento, si no a la pareja en general.

A lo largo de nuestras vidas, las personas cambiamos. Sufrimos una evolución, maduramos. Esto se ve reflejado en nuestra relación de pareja. La forma de comportarnos y comunicarnos cambia, al mismo tiempo que la forma de expresar nuestros sentimientos. Esto no quiere decir que sea negativo, si no que es diferente.

Cuando conviven un largo número de años, las parejas sufren una gran evolución. Las personas que la conforman crecen juntas.

Otro de los mitos en relación al amor es aquel que dice que este es eterno. Cada vez son menos las personas que creen en esta idea. Y es que este mito parte de la concepción pasada de las parejas como matrimonios sin fecha de caducidad, cuando un divorcio cabía dentro de lo esperable. 
Hoy en día, muchas relaciones tienen un comienzo y un final, incluso pasados los 60 años. Cada vez es más habitual ver parejas que han estado juntas durante décadas y que interrumpen su matrimonio en la vejez. 

Son muchas las explicaciones que se ofrecen en torno a este fenómeno, en un intento por establecer las causas de estas rupturas. En mi opinión, muchos factores pueden influir en la ruptura de una pareja, independientemente de la edad que se tenga. Algunos de estos factores son más habituales durante la vejez, como la salida de los hijos del hogar familiar o la jubilación. 

Existen algunos otros mitos sobre las relaciones de pareja, en concreto en las personas mayores: "es una relación de amistad", "es una relación romántica, asexual"...

Como bien digo, son mitos, estereotipos. Las personas mayores experimentan sentimientos, sienten amor, desamor y deseo. Son relaciones de amistad y cariño, pero también románticas y sexuales.

Las parejas evolucionan, cambian, al igual que los sentimientos. Pero esto no quiere decir que las personas mayores no sientan, se emocionen y vivan igual que los demás las relaciones de amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntanos lo que quieras!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...