martes, 13 de septiembre de 2016

9 claves para la interacción con una persona con deterioro cognitivo


Después de unos días de descanso, estoy ya de vuelta con otra entrada para el blog. En este caso, me gustaría hablaros del deterioro cognitivo y de cómo comunicarnos con una persona que lo sufre.

Y es que este es un aspecto muy importante cuando nos relacionamos diariamente con una persona con sus capacidades cognitivas mermadas (debido, por ejemplo, a una demencia neurodegenerativa). Ya sea en casa con nuestro familiar o en la residencia en la que trabajamos.


Uno de los síntomas más frecuentes en gran parte de las demencias neurodegenerativas, en fases avanzadas, son aquellos de tipo conductual. Me refiero, por ejemplo, a caminar sin un fin (deambulación errática), a la agresividad física, a los gritos o al lenguaje inapropiado. Todos estos síntomas van acompañados de una gran ansiedad para la persona que los sufre, pero también para aquellas que están a su alrededor.

Estas reacciones conductuales de la persona con demencia pueden tener diferentes causas, como pueden ser las alucinaciones. Pero sabemos que el entorno juega también un papel muy importante. Y no sólo me refiero al entorno físico, sino también a la interacción con los demás (entorno social). 

En ocasiones, estas reacciones para nosotros tan inapropiadas de las personas con demencia son simples reacciones a estímulos físicos o de la interacción con los demás.

¿Qué podemos hacer?

Me gustaría plantearos algunas pautas o consejos para interactuar con las personas con deterioro cognitivo, que nos pueden facilitar la comunicación con la persona, así como ayudar a disminuir o prevenir la aparición de la agitación conductual.

1. Acércate por delante.
Cuando teneos la intención de dirigirnos a una persona con deterioro cognitivo, lo primero que debemos hacer es acercarnos a ella por delante, nunca por la espalda. La persona no anticipará que nos estamos acercando y lo más probable es que se asuste si le hablamos por la espalda. 

2. Háblale cuando te hayas acercado.
Otro aspecto importante es evitar hablarle desde lejos, aunque estemos en su campo de visión. Para dirigirnos a la persona con deterioro cognitivo, esperaremos siempre a acercarnos, por delante, y estar junto a él o ella. 

3. Ponte a su altura.
Al disponernos a hablarle a la persona con demencia, debemos ponernos a su altura. Es decir, nuestros ojos deben estar a la altura de sus ojos. Si la persona está sentada, nos sentaremos o agacharemos frente a él o ella.

4. Mírale a los ojos.
Cuando hables con la persona, mírale siempre a los ojos, que perciba que le estás hablando a ella. 

5. Háblale despacio.
La capacidad de procesamiento de las personas con deterioro cognitivo es limitada, por lo que hablarles despacio favorecerá la comprensión del mensaje.

6. Usa un tono de voz adecuado.
Sabemos que las personas mayores pueden tener problemas auditivos, pero no por ello debemos hablarles a gritos. El tono de voz lo podemos regular en función de cómo veamos que nos entiende mejor la persona.

7. Utiliza frases cortas y palabras sencillas.
La capacidad atencional de las persona con deterioro cognitivo es escasa, por lo que intenta que tu mensaje sea claro, corto y sencillo. Utiliza la menor cantidad de palabras posible y lo más sencillas posible (lo que no quiere decir que tengas que utilizar un lenguaje infantil, simplemente evita palabras complejas). 

8. Háblale de aquello que está presente.
Al hablar con la persona con demencia, haz referencia siempre a aspectos del momento presente y, a poder ser, que pueda ver en ese momento. Es conveniente evitar hablar de sucesos que tendrán lugar en el futuro ("mañana iremos al médico") y hacer referencia al momento presente ("tenemos cita con el médico, nos vamos a preparar"). Además, evitaremos hablarle de personas u objetos que no puede ver en ese momento; es preferible hablar de la persona cuando esté presente, o acercarle el objeto del que estamos hablando.

9. Sé comprensivo.
Lo más importante, comprende que la persona con deterioro cognitivo tiene sus capacidades mermadas, lo que impide que se pueda comportar como cualquier otra persona sin esta afectación. Utiliza tu empatía, trata de comprender su situación y ponerte en su lugar. Trátala con cariño, te lo agradecerá.

Antes de terminar, me gustaría destacar que estas pautas son para interactuar con personas con deterioro cognitivo y/o demencia. Esto implica que tienen sus capacidades cognitivas mermadas, no así las personas mayores sanas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntanos lo que quieras!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...